sitio web

¿Cómo contaminar menos con un sitio web optimizado?

Un sitio web no optimizado puede impactar negativamente al medio ambiente. Distinto de lo que se pudiera pensar, el Internet también es un agente contaminante, pero al igual que con el reciclaje, existen maneras de reducir el efecto que tienen los sitios webs en el planeta. 

¿Cómo puede contaminar un sitio web?

Así como un vehículo motorizado utiliza combustible para funcionar, los sitios web requieren de energía eléctrica. La BBC señaló en 2020 que el uso de Internet representa el 3.7% del total de emisiones de efecto invernadero, y con el tiempo se espera que estas cifras sigan en aumento. 

Para que entiendas un poco el porqué de este asunto, primero debes comprender el funcionamiento de los servidores que alojan los distintos sitios y páginas de Internet. 

Los sitios funcionan porque están conectados a un servidor, y que a su vez está conectado a un centro de datos. Estos centros de datos consumen energía en cantidades importantes, para permitir el funcionamiento de sus servidores. Y, como si eso no bastara, además necesitan mantenerse fríos para rendir correctamente.

Sumado a ello, la transmisión de datos del servidor al sitio web y del sitio web a tu computador, implica un gasto energético adicional que se acrecienta si este sitio web contiene información que tarda en cargar.

Si todavía no dimensionas el impacto ambiental del Internet, la contaminación que genera actualmente es superior a la que aporta el transporte marítimo o la aviación y se espera que en 2040 sea cuatro veces mayor, alcanzando el 14%, según Climate Home News.

¿Qué impacto puede tener un sitio no optimizado?

Uno de los factores que hace que los sitios webs sean agentes contaminantes, es su mala optimización. ¿Qué quiere decir esto? Un sitio mal optimizado es un sitio lento y, al ser un sitio lento, utiliza mayores recursos para terminar de cargar y, por ende, contamina más. Pero el daño medio ambiental no es la única consecuencia y a continuación revisemos algunas de ellas.

  1. Mayor tasa de rebote

Según Google, si el tiempo de carga de una página aumenta tres segundos, el rebote será de un 32%. Si la página demora 5 segundos en cargar, el rebote es del 5%. Pero si la página llegar a tardar 10 segundos, el rebote podría alcanzar incluso el 123%, algo totalmente negativo para tu negocio.

  1. Menor conversión

Las conversiones son uno de los KPI’s que siempre se está buscando mejorar. Sin embargo, según Small Seo Tools, si tu página tan solo demora un segundo más en cargar, la tasa de conversión podría verse reducida en un 7%.

  1. Menos ventas

Por último, estudios Unbounce revelaron que para casi el 70% de los consumidores,  la velocidad de carga de una página podría influir en su decisión de compra. 

Si consideras estos tres factores, sumados a las consecuencias medioambientales, poner atención en la optimización de tu sitio web, es algo que debieras hacer ya. 

También puedes leer: ¿Cómo me afecta la velocidad de carga de mi sitio web?

¿Cómo optimizo un sitio web para que no contamine?

Como la optimización de un sitio web es algo totalmente solucionable, vamos a revisar algunas acciones a realizar, para que puedas conseguir que tu sitio sea rápido y más amigable para el planeta.  

  1. Prefiere servidores con energía sostenible

Los servidores son centros de alto consumo energético, ya que permiten que los sitios web puedan mantenerse en línea para todos los usuarios, y además requieren de energía adicional para mantenerse fríos.

No obstante, The Green Web Foundation cuenta con una lista de más de 300 “servidores verdes” con sus respectivos respaldos para comprobar que hacen un mejor uso de la energía. 

  1. Usa un Sistema de Gestión de Contenidos (CMS)

Además de facilitar la administración de un sitio web, los CMS también ayudan a que estén mejor optimizados. Sin embargo, debes preocuparte de no instalar demasiados complementos o plugins, porque esto podría ralentizar el sitio.

  1. Optimiza el sitio web

Ya teniendo tu sitio web, solo queda optimizar su contenido. Esto implica comprimir, optimizar y usar selectivamente las imágenes; evitar el uso de video; usar una sola fuente de texto; utilizar caché del servidor y evitar el JavaScript. Si has incursionado en SEO (Search Engine Optimization), la optimización del sitio web será tarea fácil.

Te podría interesar: Posicionamiento SEO: una forma de sacar provecho en tiempos de contingencia

Puedes usar la herramienta Website Carbon Calculator y averiguar cómo tu sitio web está impactando al planeta.  

Como ves, la importancia de optimizar un sitio web hoy va más allá de los KPIs, pues tiene también consecuencias en el medio ambiente. Si quieres contribuir, es hora de tomar cartas en el asunto, verificar si tu servidor es amigable con el planeta y empezar a optimizar tu sitio.